top of page

¿Qué es el autónomo colaborador y qué ventajas tiene?

En el panorama laboral español, la figura del autónomo colaborador se ha consolidado como un pilar fundamental para el desarrollo y la flexibilidad de las pequeñas empresas, especialmente aquellas de carácter familiar. Esta modalidad permite que los familiares directos del autónomo principal, hasta un segundo grado de consanguinidad, incluyendo las adopciones, colaboren en el negocio como si fueran empleados, pero manteniendo su estatus de autónomos.


madre e hija propietarias de un negocio. Autónomo y autónomo colaborador
Autónomo y autónomo colaborador

Para ser autónomo colaborador, es necesario cumplir con una serie de requisitos que garantizan la legalidad y la transparencia de esta colaboración. Entre ellos, destaca la obligación de realizar una actividad de forma continuada en el centro de trabajo del autónomo principal y no haber estado dado de alta como autónomo en los últimos cinco años. Además, esta figura no está disponible para autónomos societarios, siendo exclusiva para aquellos con actividad propia.


La reintroducción de las parejas de hecho como autónomos colaboradores, tras la Reforma Urgente del Trabajo Autónomo de 2017, ha ampliado las posibilidades de colaboración, siempre que se certifique una convivencia de al menos cinco años y una inscripción oficial como pareja de hecho.


Procedimiento de alta

El proceso de alta como autónomo colaborador es sencillo y se inicia con la justificación de la condición de familiar mediante la presentación de la documentación personal y el libro de familia. Posteriormente, se debe completar el modelo TA 0521-2 de la Seguridad Social, con la variante específica de “Familiar Colaborador del titular de la explotación”, que incluye datos personales, la actividad económica a desarrollar y la elección de la base de cotización, entre otros.

 

Este documento de la Seguridad Social consta de 4 hojas que debemos rellenar siguiendo los siguientes pasos detallados:


Primera Hoja - Datos Personales y de la Solicitud:

  • Comenzamos con el llenado de información personal del colaborador, como el nombre completo, DNI, dirección y correo electrónico.

  • Indicamos el propósito de uso del formulario: si es para solicitar el alta, la baja o modificar datos previamente registrados.

  • Se debe especificar la actividad económica que se va a ejercer, así como el IAE asignado por Hacienda. El código CNAE será completado por la Seguridad Social.

  • Seleccionamos la base de cotización para las contingencias profesionales y la mutua colaboradora con la Seguridad Social.

Segunda Hoja - Base de Cotización y Condiciones Especiales:

Elegimos la base de cotización adecuada y señalamos si existen condiciones de discapacidad que deban ser consideradas.


Tercera Hoja - Acuerdo y Declaración:

Esta sección es para el acuerdo de declaración del colaborador, donde se formaliza el alta y, en su caso, también se puede firmar la baja.


Cuarta Hoja - Resguardo de Solicitud:

Finalmente, se encuentra el resguardo de solicitud, que sirve como comprobante del trámite realizado.

 

 

Beneficios y obligaciones

La figura del autónomo colaborador en España ofrece una serie de incentivos económicos y facilidades administrativas para el autónomo principal que decide incorporar a un familiar en su negocio. Entre los beneficios más destacados se encuentran:

  1. Exención total de la cuota empresarial por contingencias comunes durante un año al contratar de manera indefinida a un familiar.

  2. Reducción del 50% en la cuota de autónomos durante los primeros 18 meses, seguida de una reducción del 25% desde el mes 19 hasta el 24.

  3. Al registrarse como autónomo colaborador, el individuo queda exento de presentar las declaraciones trimestrales de IVA y de IRPF.

 

En cuanto a las obligaciones, los autónomos colaboradores son tratados como trabajadores por cuenta ajena a efectos fiscales, lo que significa que no necesitan presentar declaraciones trimestrales de IVA o IRPF. Sin embargo, deben realizar la declaración de la renta anual, utilizando un certificado digital de ciudadano para los trámites necesarios, y, a diferencia del resto de autónomos, sus ingresos tributan como rendimiento del trabajo y no como rendimiento de actividades económicas.


Sin embargo, a la hora de cotizar, el autónomo colaborador lo hace como cualquier autónomo, a través de la cuota de autónomos.

 

Contratar a hijos menores de 30 años

En el caso de contratar a hijos menores de 30 años, el autónomo principal puede optar por registrarlos como autónomos colaboradores o bajo el Régimen General. Esta última opción, sin embargo, no incluye cobertura por desempleo para el hijo contratado.

 

Obligaciones de los autónomos que contratan a colaboradores

Por último, el autónomo principal tiene la responsabilidad de cumplir con ciertas obligaciones fiscales al contratar a un autónomo colaborador, como el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social y la emisión de nóminas acordes con la categoría y el convenio aplicable. Estos gastos son considerados deducibles para el negocio.

 

Impacto en el emprendimiento

La figura del autónomo colaborador no solo facilita la gestión de las empresas familiares, sino que también incentiva el emprendimiento al permitir una mayor integración y apoyo entre los miembros de una familia. Con el adecuado cumplimiento de los requisitos y procedimientos, los autónomos colaboradores se convierten en un recurso valioso para el crecimiento y la estabilidad de los negocios en España.


En PURA MENTA ASESORES somos expertos fiscalistas, por lo que si necesitas conocer al detalle cómo tributar y cuál es la fórmula que más te interesa, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

bottom of page