25 de julio, fecha límite para presentar el Impuesto sobre Sociedades.


Empieza el mes de julio, y con él llega el momento fiscal más importante para las empresas: la presentación del Impuesto de Sociedades (IS). Este tributo es uno de los más complicados a la hora de presentarlo ya que existen numerosas particularidades que hay que considerar, además de modificaciones en los tipos impositivos y otro tipo de novedades, por lo que hay que tener cuidado a la hora de presentarlo.


Por ello, vamos a ver cómo se debe presentar el IS y qué factores hay que tener en cuenta.


Características del Impuesto de Sociedades.

El IS es un tributo obligatorio que deben presentar todas las empresas, tanto grandes como pequeñas, que operan en nuestro país. Es importante tener en cuenta que aunque no tengas beneficios, tienes que presentar dicho tributo.


En este sentido, todas las pymes, las sociedades anónimas, las laborales, cooperativas, fundaciones, etc., han de presentar el IS. Solo están exentas de presentarlo en los dos supuestos siguientes:

  • Sociedades civiles y entes sin personalidad jurídica (comunidades de bienes, por ejemplo).

  • Sociedades civiles sin objeto mercantil (ONG, sindicatos, cámaras o partidos políticos, entre otros).


Se presenta cada año, incluso si no se ha tenido actividad empresarial, entre el 1 y el 25 de julio.


Este impuesto es el resultado de la contabilidad de la empresa y para calcularlo se debe obtener la base imponible (el resultado de restar los gastos a los ingresos obtenidos). Este resultado se deberá multiplicar por el tipo impositivo correspondiente (normalmente el 25%) y dará como resultado la cuota que corresponde pagar.


Modelos que hay que presentar en el IS.

El IS se puede presentar de manera telemática en la web de oficial de la Agencia Tributaria.


En función del tipo de empresa se deberá presentar un modelo u otro entre los siguientes:

  • Modelo 200. Este es el modelo de declaración anual del Impuesto de Sociedades y lo habitual es que el ejercicio corresponda con el año natural y, en este caso, se debe presentar antes del 25 de julio del año siguiente.

  • Modelo 220. Este modelo corresponde a las empresas que tributen en régimen de consolidación fiscal (las cooperativas, por ejemplo).

  • Modelo 222. Este es el modelo que se puede presentar en el caso de fraccionar los pagos. En estos casos, se debe presentar en tres ocasiones: en abril, en octubre y en diciembre. Además, es importante saber que al utilizar esta modalidad, se aplica un 18% más (24% las grandes empresas que facturan más de 100 millones de euros).


Libros que se deben presentar.

A la hora de presentar el Impuesto sobre Sociedades, hay que tener en cuenta que además hay que presentar los libros contables, que son los documentos en los que se recogen las operaciones que realiza la empresa durante el ejercicio. Éstos tienen que conservarse en la empresa durante seis años.


Todas las empresas tienen que tener registradas sus actividades y operaciones económicas y presentarlos en el IS. Vamos a ver cuáles son los libros que deben registrarse y presentarse con el IS.


  • Diario: como su nombre indica, es un documento donde se registran diariamente todas las operaciones con el importe correspondiente y la fecha en la que se realiza.

  • Inventarios y cuentas anuales: se realiza cada tres meses y se incluyen el balance inicial de la empresa, el balance de sumas, el inventario en el momento en el que se cierra el ejercicio contable y las cuentas anuales.

  • Societario: es un libro en el que se incluyen las acciones o participaciones de la sociedad, los registros de los socios y las actas.


Desde PURA MENTA recomendamos que la presentación de cualquier modelo tributario se haga a través de especialistas como nosotros. Cualquier duda que tengáis al respecto podéis contactar con nosotros y la resolveremos.