Pensión de jubilación para autónomos.

Tanto si estás cerca de la edad de jubilación, como si aún te quedan unos años para llegar a ella, y eres autónomo, tiene que tener claro una serie de conceptos esenciales para no llegar a este momento sin un ahorro que te permita, al menos, mantener el nivel de vida que has tenido durante tu etapa de autónomo.



Lo primero que hay que saber es que los autónomos, igual que los trabajadores por cuenta ajena, tienen derecho a cobrar una pensión de jubilación cuando se acrediten una serie de requisitos esenciales, entre ellos el de haber cotizado previamente. Pero no únicamente haber cotizado es importante, también lo es la base de cotización elegida durante la carrera laboral.


El problema al respecto se encuentra en que la gran mayoría de los autónomos (alrededor del 85%) cotizan por la base mínima, que en 2022 es de 960,60€. Elegir esta base de cotización mínima puede interesar al principio, ya que los beneficios son inferiores y disminuir gastos puede ser interesante, pero también afecta a la futura pensión de jubilación pues cotizar por bases bajas da derecho a pensiones más bajas también.


Esto pasa porque para calcular las pensiones de la Seguridad Social se tienen en cuenta las bases de cotización de los últimos 25 años (esto se ha modificado para este 2022) para así obtener la base reguladora de la pensión, y los años trabajados para calcular el porcentaje de la base reguladora al que se tiene derecho.


Por ejemplo, un trabajador autónomo que haya estado desde que empezó con la base mínima, tendría una base reguladora que rondaría los 1.000€. Si este autónomo ha trabajado el mínimo, que son 15 años, tendría derecho únicamente al 50% de la base, es decir, a 500€, por lo que necesitará el complemento a mínimos para así cobrar la pensión mínima.


A partir de esos 15 años, a más tiempo trabajado le corresponde a más porcentaje de la base reguladora, por lo que por cada uno de los siguientes 106 meses se da un 0,21% extra y por cada uno de los 146 siguientes un 0,19% extra. Para poder cobrar el 100% de su base reguladora se necesitan trabajar al menos 36 años.


Con todos estos datos, ¿qué necesita un autónomo para aumentar su pensión de jubilación?


La respuesta es clara, aumentar su base de cotización mientras trabaje. Sin embargo, esta libertad de elección de la base de cotización únicamente existe hasta los 47 años, y a partir de esa edad existen varias restricciones, que son:

  • Si no se ha estado cotizando por bases de mayor cuantía, el autónomo que cotice por la base mínima, a los 47 años no podrá cotizar por más de 2.113,20€ mensuales.

  • Cuando se cumplan los 48 años, la base de cotización tiene que encontrarse entre los 1.035,90€ mensuales y los 2.113,20€ mensuales. Sin embargo, si a los 50 años de edad el autónomo ha cumplido más de 5 años como autónomo cotizando por la base mínima, podrá tener una base entre 960,60€ y 2.113,20€ mensuales.


Sin embargo, desde PURA MENTA aconsejamos estudiar bien la situación personal y económica de uno mismo ya que existen más, y posiblemente mejores, métodos de tener un ahorro de cara a la jubilación sin aumentar la base de cotización a través de ahorros o planes de pensiones privados.