Las pymes españolas mejoran su nivel de digitalización.

Las pequeñas y medianas empresas son la figura clave del tejido económico español, tanto por su alta representación, el 97%, como por su trascendencia en el día a día.



Las pymes se han tenido que adaptar de forma inesperada a los cambios producidos por la Covid-19 con el objetivo de sobrevivir y no verse obligadas a cerrar el negocio. La forma de adaptarse ha sido la transformación digital, tanto con creaciones o actualizaciones en la página web, como con la adaptación de la misma a la venta online.

Para analizar cómo se han adaptado, se ha publicado el “Observatorio sobre Digitalización de GoDaddy 2021: estudio sobre la madurez digital de las microempresas en España y Europa”. Los datos del informe son resultado de encuestas a más de 5.100 empresas europeas de España, Alemania, Francia e Italia.


A través de dicho estudio se llega a la conclusión que 7 de cada 10 empresas de Alemania, España e Italia ya tienen página web y/o presencia en las redes sociales. Y que el 78% de las españolas creen que los negocios más digitalizados podrán recuperarse mejor y crecer según vaya disminuyendo el impacto de la COVID-19. Además, las pymes españolas se sitúan en primera posición en cuanto a creación y manejo de las redes sociales.


Otro aspecto importante para conocer el nivel de madurez digital de las pymes españolas es analizar cómo han incorporado y aprovechado el uso de las tecnologías. De manera que se han podido establecer cuatro niveles: pioneras digitales, asentadas digitales, escépticas digitales e iniciadas digitales. Las pymes españolas se sitúan a la cabeza de las empresas pioneras digitales.


Las pymes son conocedoras de la importancia que tiene en la actualidad el marketing digital, pero aún es una asignatura pendiente. Una de las principales ventajas que ofrece el marketing digital es el aprovechamiento de las herramientas tecnológicas, unido a que se centra en las personas más que en los productos y eso mejora el trato con el cliente y sus necesidades.


Los canales más utilizados por las empresas españolas son los canales de venta online, seguido de la página web y de un local físico. También redes sociales, venta en marketplaces y en último lugar tienda online están empezando a ser buenos canales y más utilizados. Ligado a ello, las actividades de marketing que más se están utilizando son página web, redes sociales, logotipo de empresa, newsletters o email marketing, blog y en último lugar aplicación móvil.


Los datos del informe demuestran que la página web es el centro de cualquier actividad de marketing digital, de vital importancia para atraer y fidelizar a los clientes. A pesar de ello, aún es muy pequeña la cifra de empresas que cuentan con página web debido a los recursos financieros y el desconocimiento.


Respecto a la digitalización, ésta aumenta la productividad y actualmente es imprescindible para sobrevivir en el mercado. Las pymes españolas han mejorado su digitalización en los últimos meses y haber aplicado la digitalización antes les hubiese ayudado a las pymes a superar la pandemia más fácilmente.


En España, menos del 20% de las pymes están totalmente digitalizadas. Esto es un problema a la hora de competir con empresas más grandes que cuentan con más recursos. Por ello, las subvenciones para la digitalización de las pymes son una gran ayuda para reducir esta brecha.


Gracias al Plan de Digitalización de Pymes se realizará una inversión pública de fondos europeos de aproximadamente 5.000 millones de euros hasta 2023, cuyo objetivo es acelerar la digitalización de un millón y medio de pequeñas y medianas empresas, de las cuales alrededor del 80% son autónomos y microempresas.


Parece ser que la primera convocatoria de los fondos europeos para la digitalización de pymes estará dirigida a empresas de entre 10 y 49 trabajadores y será para antes de que finalice el año.


Si necesitas más información sobre estas ayudas, no dude en contactar con PURA MENTA, estaremos encantados de ayudarle.