top of page

Las facturas electrónicas llegarán a España para quedarse.

En España está a punto de implementarse la factura electrónica, sistema que tendrán que usar obligatoriamente los autónomos en sus negocios y que busca, por parte del Gobierno, garantizar la trazabilidad y control de pagos entre profesionales, empresas y la propia Hacienda.



Este modelo fiscal ya se ha utilizado en países como México y Argentina y ha incrementado un 160% la recaudación fiscal en dichos países, al comunicar al Fisco en tiempo real la venta de un producto o servicio, simplificándose además la declaración trimestral del IVA de los pequeños negocios.


En estos países tanto el emisor como el receptor de las facturas están controlados de tal forma que únicamente aquellos que están al corriente de sus obligaciones fiscales pueden usar este sistema, y enviar facturas, ya que tanto emisor como receptor de la factura deben estar incluidos en una “lista blanca” de códigos fiscales con anterioridad.


En España, solo un 15% de autónomos y negocios usa facturas electrónicas. Datos alarmantes ante la futura obligatoriedad del uso de este tipo de documentos digitales, principalmente en sectores donde nunca se han requerido estas facturas, como es el sector primario, donde solo un 3,65% han implementado esta medida.


Sin embargo, todos aquellos trabajadores autónomos que desarrollen una actividad por cuenta propia se verán obligados a implementar la factura electrónica desde el momento en el que la ley entre en vigor, que todo apunta a que sea a partir de 2023. A partir de ese día, los autónomos tendrán dos años para desarrollar este nuevo modelo de facturación en sus negocios, bajo sanciones de hasta 10.000 euros para aquellos que no cumplan, inhabilitándolos igualmente para acceder a subvenciones, ayudas o contrataciones públicas.


Con esto, el Gobierno también busca acabar con la contabilidad paralela, con la famosa caja B, que se viene realizando debido a que algunas herramientas digitales permiten a los negocios llevarla. Por el contrario, la factura electrónica también se espera que tenga un aspecto positivo para las pequeñas empresas, y no solo para Hacienda, y que sirva como garantía de un pago, como registro de que el profesional ha prestado un servicio.


Pero esta nueva normativa, ¿cómo se va a reflejar en las facturas diarias? El cambio será notable ya que han de incluir un código QR y una huella de la factura anterior.


El código QR será la parte más visible para todos y a través del mismo, el cliente, con un simple lector de QR, que tras el Covid-19 todo el mundo sabe manejar y tiene en su dispositivo móvil, podrá proporcionar de forma voluntaria determinada información de la factura a la Agencia Estatal de Administración Tributaria. Con esto, el cliente ayudará a la lucha contra el fraude.


La huella de la factura anterior pasará más inadvertida para los clientes, pero será de vital importancia igualmente, ya que dicha huella será una referencia de la factura anterior y así se facilitará la trazabilidad e inalterabilidad del programa de facturación, pudiendo tener controladas todas las facturas y las anteriores y así no pudiendo cambiarse el orden ni eliminarse ninguna factura del programa.


Por ello, cada vez es más importante que se cuente con un asesor, ya que como hemos dicho anteriormente, un error en las facturas puede suponer una cuantiosa sanción y aunque hasta ahora había cierto control de Hacienda, tras la reforma, el control será mucho mayor y podrán encontrar los errores de una manera más eficaz y rápida.


En PURA MENTA ASESORES somos especialistas en pequeñas y medianas empresas, por lo que, si necesita un asesoramiento al respecto, no dude en ponerse en contacto con nosotros.


Comments


bottom of page