¿Cómo posicionar mi producto online?


1. Haz de tu marca una historia

La marca debe contar una historia a los clientes y trasmitir la esencia y la de sus productos a través de las descripciones, imágenes y elementos de su página web, redes sociales y medios de comunicación. Todos estos elementos deben funcionar en conjunto para comunicar de manera eficiente la historia, propuesta y tono de la marca.

Piense en las palabras que usa y el tono que usa en sus descripciones, así como con los colores, ángulos y contexto de sus imágenes. Piense en estos elementos como bloques de construcción que se unen para contar su historia completa. Use un lenguaje claro.


2. Sé coherente en todos los medios

El primer paso para garantizar esa coherencia es que las imágenes sean las mismas en todos los canales, al igual que las descripciones de sus productos. Aunque la audiencia de cada plataforma puede ser diferente, la propuesta de valor debe mantenerse intacta.


3. Crea una página de producto sólida

Para garantizar que el producto destaque en internet, otro punto fundamental es crear una página de producto completa que eche mano de las herramientas disponibles para lograr que el consumidor haga clic en «agregar al carrito». En este punto es necesario completar la galería de fotos e incluir, si el site lo permite, un vídeo descriptivo.

Tampoco hay que perder de vista la parte inferior de la página donde se puede incluir información, imágenes y vídeos adicionales. Según revela el experto, un tercio de los compradores online encuestados por Olberding dijeron que es muy importante tener información adicional para ayudar a seleccionar el producto correcto.

Y no menos necesario para garantizar la conversión es comunicar de forma clara la cantidad de producto que el usuario está comprando, así como las medidas y peso del mismo.


4. La primera impresión, lo más importante

La primera foto que por norma general ve el usuario es la imagen que aparece en los resultados de búsqueda y debe estar a la altura para captar su atención.

Por tanto, la imagen debe ser de la mejor calidad posible y mantenerse simple, ya que la foto principal no es el lugar para acercar los detalles o mostrar su producto en acción. Además, debe ser lo más parecida posible a lo que vería el consumidor en la tienda física. El nombre de la marca debe ser también visible.